EL DIPUTADO LOZANO POVEDA YA ES «LUCHADOR» SINDICAL

Date:

  • El legislador panista ofrece contratos federales a los empleados del Hospital Regional de Alta Especialidad de la Península de Yucatán que voten a favor de Vicente López Cardeña, a quien apoya para la dirigencia sindical del SNTSA
  • Los hace en contubernio con el polémico subdirector de enfermería del Hraepy, Ángel Morgan Dzib, quienes no desean que el enfermero Miguel Camelo Moreno sea el nuevo líder gremial, ya que es el “ahijado” de Eulogio Piña Briceño, quien renunció ante las denuncias que Sol Yucatán publicó.
  • El hoy legislador colocó a sus familiares y amigos en diversas áreas del gobierno, tal como ocurrió con Josefina Mis Gómez, quien funge como la jefa de enfermeras de la Secretaría de Salud de Yucatán

Redacción/Sol Yucatán

El presidente de la Junta de Gobierno y Coordinación Política del Congreso del Estado, Víctor Hugo Lozano Poveda, se convierte en la podrida manzana de la discordia del sector salud del Estado, y lo peor de todo, ofrece contratos federales a los empleados del Hospital Regional de Alta Especialidad de la Península de Yucatán (Hraepy) que voten a favor de Vicente López Cardeña, quien es uno de los contendientes a la dirigencia de la sección 67 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Secretaría de Salud (Sntsa).

La ilícita acción del legislador la realiza en contubernio con el polémico subdirector de enfermería del Hraepy, Ángel Morgan Dzib, quienes no desean que el enfermero Miguel Camelo Moreno sea el nuevo líder gremial, ya que es el “ahijado” de Eulogio Piña Briceño, quien recientemente dimitió a su cargo, ante las numerosas y diversas denuncias que Sol Yucatán publicó.

Al principio de la actual administración, el hoy legislador colocó a sus familiares y amigos en diversas áreas del Ejecutivo local, tal como ocurrió con Josefina Mis Gómez, quien funge como la jefa de enfermeras de la Secretaría de Salud de Yucatán (SSY).

Ahora, desde la sede del Legislativo apoya a Morgan Dzib, a pesar de los numerosos atropellos que ha provocado, tal el caso del despido masivo del personal que laboró en el primer año de la contingencia de Covid-19.

Ahora, forman parte del dueto Lozano Poveda – Morgan Dzib para apoyar la campaña de López Cardeña, quien busca ser el dirigente de la sección 67 del Sntsa.

Al personal que trabaja en el Hraepy que no están asociados a la sección 100 del Sntsa para que voten a favor de López Cardeña, a cambio tendrán su base laboral.

Lozano Poveda controla los contratos del Instituto de Salud para el Bienestar (Insabi), es decir, lucra con un programa federal, pues las bases pertenecían al personal que laboró durante los meses de mayor contingencia de Covid-19, es decir, en las dos olas epidemiológicas registradas en la entidad, pero que sin motivo alguno fue despedido.

Por ende, los afectados, recientemente solicitaron la intervención del director general del Insabi, Juan Antonio Ferrer Aguilar, ante las arbitrariedades que prevalecen en el Hraepy.

Los trabajadores eventuales contratados para estar en la primera línea de atención a pacientes de Covid-19, al inicio de la pandemia, desde abril de 2020, también solicitaron la intervención de la Dirección General del HRAE así como del titular de la Comisión Coordinadora de Institutos Nacionales de Salud y Hospitales de Alta Especialidad.

De acuerdo con el documento sellado en poder de Sol Yucatán, todo el personal del Hraepy cuenta con licenciatura y especialidades que cubren el correcto perfil para la atención de dichos pacientes, los cuales laboraron de abril a octubre de 2020.

A partir del verano de 2020 y durante 2021 comenzaron los despidos del personal de primera línea, especialmente, el de enfermería que fue contratado al principio del Covid-19, el cual se desempeñó durante la etapa más crítica de la pandemia.

Bajo la justificación de un recorte presupuestal y el descenso de contagios, se dio de baja a cerca de 150 enfermeros, pero se benefició a personal de confianza de Morgan Dzib, quienes laboran en el Hospital General – Escuela “Dr Agustín O’Horán”.

Nosocomio de la muerte

Como oportunamente se publicó, al Hospital del Gobierno federal se le denominó como un “verdadero nosocomio de la muerte”, ante los diversos casos de negligencia médica protagonizado por recomendados inexpertos, los cuales causaron la defunción de numerosas personas, en especial, durante la pandemia de Covid-19.

Asimismo, es notable la corrupción, el nepotismo, el influyentismo y el amiguismo que prevalece en el nosocomio, lo que ha provocado una deplorable atención médica.

Incluso, se le cataloga como Hospital Experimental y Centro Alternativo de Trabajo del Hospital General – Escuela “Dr Agustín O’Horán”, el cual cuenta con un quirófano particular, específicamente el número siete, está a cargo de la empresa Nacional Terapéutica, por lo que es el mejor equipado, y de éste, ningún instrumento se puede utilizar para las otras áreas.

Para el colmo, lo más deplorable fue que Pedro Bojórquez ganó el premio Benito Juárez como Mejor Enfermero del Hraepy, pero al día siguiente fue destituido, de “manera inexplicable”.

Al premiado le quitaron un buen porcentaje del premio en efectivo que recibió, por lo que interpuso una denuncia.

Luego de ganar el proceso, le entregaron el dinero correspondiente, más una compensación y le devolvieron su base, pero fue amenazado de que le “harían la vida de cuadritos”, por lo que una vez que cobró el monto correspondiente, ya no regresó.

En evento el diputado Lozano Poveda con Vicente López Cardeña

El subdirector de enfermería del Hraepy, Ángel Morgan Dzib, solapa las irregularidades cometidas por “sus consentidos”, todos ellos personal del O’Horán, de donde es el jefe de guardia del turno nocturno B, por lo que todos ellos “dobletean”, es decir, cobran en ambas instituciones.

Para el colmo, ante el deceso de un contagiado de Covid-19, cuyo paciente tenía una esperanza de vida del 50 por ciento pero la confusión de una enfermera le provocó la muerte, ya que le dio el medicamento equivocado, Morgan Dzib pidió al personal médico a que “perdonen, pero no todos nacimos sabiendo”.

Incluso, en los casos más graves, donde es inminente la defunción del paciente permite que sus estudiantes que realizan su servicio social experimenten con los desahuciados.

De acuerdo con las denuncias del personal del Hospital así como de quienes fueron dados de baja de injusta, coinciden en las numerosas irregularidades que predominan en el Hraepy, tal el caso de la falta de medicamentos, la falta de mantenimiento de las instalaciones y equipo médico.

A principio de la pandemia, en abril de 2020, con recursos federales se contrató a 200 personas para atender a pacientes infectados con Covid-19, todos ellos, con licenciatura y especialidades, por lo que cubrían el correcto perfil para la atención de dichos pacientes.

A partir del verano de 2020 y durante 2021 comenzó el despido de personal de primera línea, especialmente, el de enfermería que fue contratado al inicio de la contingencia de Covid-19, el cual se desempeñó durante la etapa más crítica de la pandemia.

Bajo la justificación de un recorte presupuestal y el descenso de la incidencia de contagio, se dio de baja a unos 150 enfermeros.

El diputado Víctor Hugo Lozano Poveda en otro evento con Vicente López Cardeña al fondo.

Sin embargo, se trató de un truco de Morgan Dzib para beneficiar a 150 trabajadores del O’Horán, muchos de ellos, próximos a pensionarse además que carecían del perfil académico adecuado para un hospital de alta especialidad.

Es decir, los puestos fueron otorgados a “personal nuevo y recomendado” que pertenece a la plantilla del O’Horán, y que cuenta con base en dicho nosocomio, todo ello, con la autorización del director del Hraepy, Alfredo Medina Ocampo.

Para el colmo, los recomendados forman parte de su círculo laboral y social, a quienes también usa para fines políticos para la campaña de Vicente López Cardeña como candidato del secretario general de la sección 67 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Salud (Sntsa).

Con base a la investigación de Sol Yucatán, se constató que entre los recomendados hay personas con denuncias penales, así como que por su inexperiencia e ignorancia provocaron la defunción de infectados de Covid-19, entre otras anomalías.

Asimismo, en el Hraepy está prohibido la contratación de técnicos, pues mínimo deben de estar en la categoría C, es decir, como base deben tener una licenciatura.

Ejemplo de ello es el técnico de enfermería Efrén Jesús Lugo Alpuche, quien tiene una demanda penal interpuesta en la Fiscalía General del Estado (FGE) por venta ilegal de plazas, cuyo número de expediente es 2741/M3/2016.

Lo mismo ocurre con la psicóloga Gabriela Barrera Baqueiro, quien es jefa del departamento del área médica del Hraepy, cuando el puesto debe estar a cargo de un médico general

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

Share post:

Subscribe

spot_imgspot_img

Popular

More like this
Related

¡ECOCIDAS!

*El gobernador de Yucatán, Mauricio Vila Dosal, no respeta...

PROCESO SIN CAMBIOS

*El exmandatario quintanarroense, Roberto Borge Angulo, seguirá su proceso...

DIPUTADOS DE PAPEL

*Ante la deficiente labor legislativa realizada por los diputados,...

¡INVESTIGADO POR LA UIF!

*El “ambientalista”, empresario y secretario de Agricultura, Ganadería y...