COLUMNA DE SOL YUCATÁN: IDEY PROTEGE A CUBANOS CONTRA EL DEPORTE YUCATECO

Date:

  • El titular del Instituto del Deporte del estado de Yucatán, Carlos Sáenz Castillo protege a toda una mafia cubana de entrenadores encabezados por José Carret Vázquez, que cumple convenios en lo oscuro sin que tenga que ver con un bien para el deporte yucateco.
  • Aún está presente en Yucatán, la aterradora ola de cubanos que trabajan como entrenadores. El IDEY los solapa y protege, cobran sueldos de entre $20 mil y $25 mil al mes, además de pagarles renta de casa.
  • José Luis Núñez García y Valía Jiménez Ortiz, entrenadores de gimnasia de trampolín fueron demandados en 2014 y 2015 ante la Fiscalía General del Estado y en CODHEY por agredir verbalmente, físicamente y psicológicamente a los niños, además de hacerles bullying.

Redacción/Sol Yucatán

Mérida.- El deporte en Yucatán se ha convertido en una mafia encabezada por su titular, Carlos Sáenz Castillo, director del Instituto del Deporte del Estado de Yucatán (IDEY), dónde opera una mafia de entrenadores y metodólogos cubanos que en lugar de engrandecer y aportar al deporte yucateco han llegado a trabajar en varias cosas y ni siquiera cumplir con los objetivos del instituto.

Desde hace varios años la llegada de entrenadores cubanos a Yucatán ha sido una promesa con pocos resultados y en ello tiene que ver mucho el actual jefe de metodología, José Carret Vázquez.

Esto viene de muchos años atrás, como parte de un convenio que firmó con Cuba la Comisión Nacional de Cultura Física y Deporte (CONADE) que inició en 1981, lo que fuera un viejo proyecto deportivo «a la cubana», que comienza Mario Vázquez Raña que ya falleció, ya que era viejo amigo de Fidel Castro.

Empezó hace 41 años, cuando el casi vitalicio presidente de la Organización Deportiva Panamericana (ODEPA), que también era el presidente el Comité Olímpico Mexicano (COM)

Este convenio de que entrenadores cubanos vinieran a aportar sus conocimientos a México se formalizó oficialmente en 1982 entre Vázquez Raña y Fidel Castro, al principio fue extremadamente reducido, pues a México apenas llegaron cinco entrenadores, entre ellos Raúl Barreda, hoy nacionalizado mexicano y quien era entrenador de la campeona mundial en 400 metros planos, Ana Gabriela Guevara, hoy polémica directora de la CONADE.

El convenio firmado obligaba a la Conade a entregar directamente el 70% restante de los sueldos al gobierno cubano, lo que para empezar es un «sucio» juego de poder.

Este porcentaje fue establecido desde los primeros convenios firmados por Vázquez Raña y el régimen castrista, es por eso que en los diferentes Institutos del deporte, donde oficialmente trabajaban unos 40 entrenadores cubanos, siempre depositaban sus salarios mensuales a una cuenta del gobierno cubano. Los entrenadores únicamente reciben comida y sustento y el gobierno cubano les deposita a ellos sólo una mínima cantidad de los salarios pactados.

Esto obligaba al Comité Olímpico Mexicano a aceptar a entrenadores y atletas cubanos a realizar campamentos con sus selecciones nacionales, y México costeaba comida y hospedaje, ventaja que Cuba aprovechó muy bien, ya que sus atletas cubanos sobresalieron y ganaron competencias mundiales, situación que no pasó con las selecciones de México.

Esto quiere decir que los entrenadores que llegaban no cumplían los perfiles para atletas de élite que México requería para que sus atletas llegarán a niveles competitivos de alto rendimiento.

A su vez, la paga era otro tema polémico, porque los entrenadores y especialistas cubanos, metodólogos, doctores e instructores, se quejaban de que no les pagan muy bien y que no son bien remunerados desde el año 2004, cuando Vicente Fox era presidente de México.

La situación seguía igual y los años pasaban y fue en 2016 cuando Alfredo Castillo Cervantes, era director de la CONADE, manifestó que el lazo con el país caribeño ha sido permanente en más de 24 años.

En marzo de 2016, como en años anteriores, se renovó el convenio y fue así como tras esa firma estuvieron presentes de parte de Cuba, el embajador Dagoberto Rodríguez Barrera y Luis Alberto Pérez Olivares, director general de Cuba Deportes, además de gente del equipo de Castillo Cervantes.

Entre los puntos principales del convenio firmado era buscar talentos a temprana edad, así como la consolidación del alto rendimiento y la formación de entrenadores que atenderán las escuelas con temas de educación física.

En aquella ocasión, el diplomático cubano Dagoberto Rodríguez afirmó que cada año son evaluados los entrenadores cubanos, por lo que quienes no estén dando los resultados esperados, se cambiarán por otros, sin embargo se quedaban aprovechando que ya estaban fuera del país isleño.

Las disciplinas que serían auspiciadas por el convenio, fueron: atletismo, boxeo, esgrima, gimnasia, Handball, judo, karate, pesas, luchas, remo, taekwondo, tiro con arco y tiro deportivo.

Los estados donde trabajarían los entrenadores cubanos en primera instancia serían:Baja California, Campeche, Chiapas, Chihuahua, Coahuila, Guanajuato, Hidalgo, Jalisco, Morelos, Nayarit, Nuevo León, Oaxaca, Querétaro, Quintana Roo, Sonora, Tamaulipas, Veracruz, Yucatán, Zacatecas y el CNAR.

Fue hasta 2020, siendo dirigente de la Conade, la ex atleta Ana Gabriela Guevara, cuando esté organismo es demandado por la embajada de Cuba en México por incumplimiento de ese convenio.

La exigencia de los entrenadores que están distribuidos en varios Estados de México enviados por el Instituto Nacional de Deportes (INDER) de Cuba, afirman que desde el 4 de enero, el Gobierno Federal no les ha pagado.

Uno de los entrenadores afectados mencionó que el 3 de enero de 2020 les pagaron lo correspondiente a 2019, situación ilegal por la falta de abono en tiempo y forma.

EL CASO YUCATÁN

La situación en Yucatán no ha sido la mejor en relación a este asunto, pues este convenio » a la cubana» no benefició en nada a México y si a Cuba, ya que mandó entrenadores de quinta con un currículum prefabricado de vacaciones a México, con tanta libertad y comida que no tenían en Cuba y así empieza la mafia cubana en el Estado.

Pero además como no eran los mejores, una gran cantidad de los cubanos que llegaron a México desertaron. En lugar de trabajar en equipo, trataban como ineptos a los mexicanos. En Yucatán aún hay bastantes que solo agreden a los niños yucatecos y andan de gigolos con las mamás de los niños, que les importaba más en divorciarse y abandonar a sus esposas en Cuba.

Incluso muchos se casaron en México para así tener la nacionalidad, requisito para poder migrar y trabajar aquí, pero anteriormente estaban casados y con hijos en Cuba.

Aquí en Yucatán aún está presente esta ola de cubanos en el IDEY, dónde se les solapa y protege, cobran sueldos de entre $20 mil y $25 mil al mes, además de pagarles renta de casas y cuando se van a competencias les pagan boletos de avión, hospedaje comida y borracheras, cuando a los entrenadores yucatecos les niegan todos los apoyos.

Los entrenadores cubanos que tiene el IDEY son entre muchos otros, Narciso Boue García, conocido entrenador que en lugar de cumplir a cabalidad su encargo en el IDEY, andaba de «gigolo» en el gimnasio como entrenador personal de la damas del Club de Golf La Ceiba, cuando le pagan por estar tiempo completo al servicio del Estado.

Pero la lista es interminable, tal es el caso de los entrenadores Randy Boue Pérez y Ángel Cabrera, quienes dan clases a los niños de atletismo, pero lo combinan con prácticas personales que cobran hasta 3 mil pesos, pero usan las instalaciones del Estadio Salvador Alvarado.

Otro sonado caso es el de Ramón Martínez Jiménez, otro entrenador que se ausenta durante meses o semanas del estadio Salvador Alvarado y deja de entrenar a los deportistas de alto rendimiento, ya que la gran mayoría del tiempo se la pasa en la Universidad Marista y olvida la responsabilidad que tiene con el IDEY, que le paga muy bien.

Ante su ausencia, los alumnos deambulan por la unidad deportiva o entrenan solos, expuestos a accidentes y sin avance en su disciplina.

Todo el mundo coincide que su trato es déspota y grosero y no le interesa en lo mínimo el bienestar de los atletas yucatecos. Deberían pedirle pruebas para ver si realmente es entrenador.

Esta mafia cubana ha tenido sus consentidos dependiendo las administraciones estatales en turno, tal es el caso de Vicente Zúñiga, quién fue a llorar, en sus tiempos de consentido, a Rolando Zapata Bello, para que se le diera una buena compensación en sueldo, “porque hace el trabajo de metodólogo y entrenador”.

Otro caso es José Antonio Carret Vázquez. el jefe cubano de metodólogos y los entrenadores de clavado, Alexander Varona y Héctor Soto, quienes en lugar de tener un desempeño impecable tienen demandas en la Fiscalía General del Estado de Yucatán po, acoso, bullying, agresiones físicas y verbales a dos niñas.

Esto fue tan polémico que Héctor Soto ya no está en IDEY, renunció y se fue de ilegal a Estados Unidos como consta en las fotos que presume en sus redes sociales.

Asimismo, José Luis Núñez García y Valía Jiménez Ortiz, entrenadores cubanos de gimnasia de trampolín fueron demandados en 2014 y 2015 en la Fiscalía General del Estado y en CODHEY por agredir verbalmente, físicamente y psicológicamente a los niños, además de hacerles bullying.

Una prueba más de la mafia cubana y el daño que le hacen al deporte yucateco es la entrenadora cubana Ivette Bacallao Llanio, de nado sincronizado, quién fue demandada en 2017 ante la Fiscalía General del Estado, PROMEDEFA e instancias federales.

Además anda promoviendo juicios de amparo para que no procedan las demandas interpuestas por los padres de familia de 7 niñas, por agresiones físicas y verbales a las menores que puso a correr con polainas en los pies, ocasionándoles sangrado en los tobillos.

La cloaca sigue con entrenadores como el cubano Pablo Rodríguez Fandiño ex jefe de metodólogos del IDEY, que le pagaban tiempo completo para atender a los atletas de esta dependencia, pero siempre estaba en horas de trabajo dando clases en la Universidad privada Patria y acosando sexualmente a las mamás de los niños, ofreciendo sus servicios placenteros y mandándole fotos sin ropa, lo que causó que lo corrieran.

Este cubano llegó con el convenio de Cuba Deportes, y a la hora de regresar a su país, desertó y se escondió en Yucatán, y hasta las oficinas del IDEY lo fue a buscar migración para deportarlo, pero una de sus novias mexicanas mandó una carta a migración diciendo que ella lo mantendrá y le dará trabajo para que se quede en Yucatán y luego el cubano la cambió por otra.

Y este cubano protegía y solapaba a sus paisanos cubanos, igual que lo está haciendo José Carret,actual jefe de metodología del IDEY.

Y se espera que pronto alguien con autoridad ponga orden en el IDEY y se acabe con toda esta mafia cubana que comete irregularidades y nadie los sanciona.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

Share post:

Subscribe

spot_imgspot_img

Popular

More like this
Related

¡ECOCIDAS!

*El gobernador de Yucatán, Mauricio Vila Dosal, no respeta...

PROCESO SIN CAMBIOS

*El exmandatario quintanarroense, Roberto Borge Angulo, seguirá su proceso...

DIPUTADOS DE PAPEL

*Ante la deficiente labor legislativa realizada por los diputados,...

¡INVESTIGADO POR LA UIF!

*El “ambientalista”, empresario y secretario de Agricultura, Ganadería y...