AUTONOMÍA PARA ROBAR

Date:

*La Aseqroo dictamina que la Uqroo hizo mal uso del dinero público por más de 20 millones de pesos

*El rector Francisco López Mena derrochó el dinero de los estudiantes en pago de alimentos, aviadores y vuelos que no ha podido solventar

Redacción/Sol Quintana Roo

Chetumal.- Como premio al mal manejo de los recursos públicos, la Universidad de Quintana Roo, cuyo rector es Francisco Xavier López Mena, se convirtió en un ente autónomo.

Con más de 20 millones de pesos sin aclarar de la Cuenta Pública 2020, según la Auditoría Superior del Estado de Quintana Roo (Aseqroo), el Congreso del Estado aprobó la independencia de la casa de estudios universitarios.

Ello pese a que la “Auditoría de Cumplimiento Financiero de Ingresos y Otros Beneficios” número 20-AEMF-D-GOB-048-096, da fe de una facultad que da cátedra sobre el desvío de recursos.

Durante la fiscalización de los recursos, se constató el cumplimiento de la Ley General de Contabilidad Gubernamental, la Ley de Ingresos del Estado de Quintana Roo del Ejercicio Fiscal 2020, así como de lo emitido por el Consejo Nacional de Armonización Contable (Conac), y demás disposiciones legales y normativas aplicables.

Ante la enorme cantidad de recursos que tuvo a su alcance Francisco López Mena en 2020, el cual ascendió a 473 millones 683 mil 256 pesos, el máximo órgano auditor del Estado procedió a tomar 217 millones 947 mil 800 pesos a modo de muestra, que resultó el 46% del universo total.

De acuerdo al dictamen emitido por el auditor superior del Estado, Manuel Palacios Herrera, en el total, están considerados recursos federales por 249 millones 235 mil 569 pesos con 58 centavos, mismos que no se contemplaron en el monto de la muestra auditada, quedando integrada la población objetivo únicamente por recursos estatales, propios y los derivados de convenios.

Más fue el informe individual relativo a los egresos, lo que encendió los focos rojos contra la forma de administrar recursos de López Mena.

Bajo el título “Auditoría de Cumplimiento Financiero de Gastos y Otras Pérdidas” número 20-AEMF-D-GOB-048-097, se realizó una inspección en materia financiera a la Universidad de Quintana Roo, para comprobar el cumplimiento de lo dispuesto en el Presupuesto de Egresos del Gobierno del Estado para el Ejercicio Fiscal 2020, y demás disposiciones legales aplicables a la Universidad de Quintana Roo, en cuanto a los gastos públicos, incluyendo la revisión del manejo, custodia y la aplicación de recursos públicos estatales, así como la demás información financiera, contable, patrimonial, presupuestaria y programática.

Para ello se tomó una muestra ínfima y relativa de apenas 175 millones 21 mil 813 pesos de un universo total de recursos de 460 millones 108 mil 208 pesos.

Nuevamente el pretexto para minimizar los recursos a colocar bajo la lupa, fue el de no contemplar el dinero de procedencia federal. Quedando integrada la muestra únicamente por recursos estatales y propios. Pero, hasta dichos recursos que ascendieron a 214 millones 976 mil 404 pesos, se vieron minimizados a solo 175 millones 21 mil 813 pesos como muestra a auditar.

Por tanto, el ejercicio fiscal “a modo” que aun vio reducido en casi una tercera parte los recursos a auditar que pasaron por las manos del rector López Mena, deja ver que esos 20 millones 970 mil 729.52 pesos sin solventar; son un claro indicio que, de haberse realizado una auditoría a fondo, el daño a la Hacienda Pública habría ascendido fácilmente a unos 60 millones de pesos.

Los recursos faltantes salieron de la Dirección General de Administración y Finanzas y la Dirección General de Planeación, de la Universidad de Quintana Roo.

A modo de conclusión, se informó haber constatado el cumplimiento de la Ley General de Contabilidad Gubernamental, Presupuesto de Egresos del Estado de Quintana Roo, del Ejercicio Fiscal 2020, así como de lo emitido por el Consejo Nacional de Armonización Contable (Conac), y demás disposiciones legales y normativas aplicables, excepto por los 15 Pliegos de Observaciones que se desprendieron del escrutinio.

Como resultado del proceso de fiscalización se presentaron 12 resultados finales de auditoría y se determinaron 21 observaciones, de las cuales 6 fueron solventadas, y 15 se encuentran pendientes de solventar; por las cuales se emitieron sus respectivos pliegos de observaciones.

Y aunque –como es costumbre en los dictámenes emitidos por Manuel Palacios Herrera–, en opinión de la Aseqroo, se concluyó que en términos generales, la Universidad de Quintana Roo cumplió con las disposiciones legales y normativas que son aplicables en la materia, excepto por los pliegos de observaciones emitidos.

El más que señalado desvío de recursos públicos, se desprende de diversos pagos injustificados por no presentar la documentación comprobatoria necesaria que reuniera los requisitos fiscales que marca la ley.

En al menos 10 ocasiones se efectuaron pagos de honorarios por la prestación de servicios con ausencia total o parcial de soporte documental comprobatorio y justificativo, mismos que fueron desde los 69 mil 960 pesos el menor de ellos y 292 mil 560 pesos el más oneroso.

Por servicio de alimentos sin justificación ni comprobantes, gastó 3 mil 499 pesos; por pago de hospedaje y alimentos, sumó otros 8 mil 81 pesos; un pago por prestación de servicios agregó a la cuenta 14 mil 59 pesos; un pago de boleto de avión sin soporte, otros 6 mil 568 pesos; además de 345 mil 680 pesos por el pago de servicio de implementación de diagnóstico de clima laboral. Estos rubros que juntos sumaron 377 mil 887 pesos, son los que pudo solventar al final de manera documental de los 21 millones 348 mil 616.52 pesos hallados inicialmente.

Además de los pagos de honorarios falseados que juntos sumaron 1 millón 595 mil 862 pesos con 42 centavos, se registró un pago de servicios de producción, edición e investigación por 370 mil 596.72 pesos; un pago por el servicio de difusión de actividades académicas, culturales, deportivas y de divulgación científica por 209 mil 502.43 pesos.

Además de tres pagos millonarios: Uno por 2 millones 662 mil 292.77 pesos por prestaciones de estímulos pagados al personal no previstos en el presupuesto; más 1 millón 647 mil 3.50 pesos por el pago de servicio de limpieza; siendo el mayor de todos, el gasto de 14 millones 485 mil 471 pesos con 68 centavos por el pago de estímulos al personal, no previstos en el presupuesto de egresos.

De tal modo que el hueco financiero hallado en la Universidad de Quintana Roo, por 20 millones 970 mil 729.52 pesos, muestra la cola larga de Francisco López Mena.

Con apenas dos años y medio en el cargo, luego de que el gobernador Carlos Joaquín González lo “moviera” de la Secretaría de Gobierno del Estado a la rectoría de la Universidad de Quintana Roo (Uqroo), en contra de los deseos del Sindicato de Trabajadores y Académicos, así como estudiantes de la máxima casa de estudios, que habían pedido un docente y no a un político como rector; el tiempo demostró que el actual rector de docente no tiene nada, y sí mucho de político; sobre todo de político deshonesto.

Como no, si en sus días como secretario de Gobierno, una y otra vez declaraba a los medios que el gobierno encabezado por Carlos Joaquín González había presentado denuncias contra exfuncionarios de la administración de Roberto Borge Angulo, así como del exgobernador; por delitos de peculado, enriquecimiento ilícito, despojo, latrocinio, robo, desvíos de recursos y malversación de fondos.

Con el gasto de casi 21 millones de pesos sin justificar del ejercicio fiscal 2020, sería bueno que vaya preparando su defensa ante las posibles denuncias que se presentarán en su contra al término de la administración actual.

Ha hecho tan mal trabajo al frente de la Universidad de Quintana Roo, que a cinco meses de sentarse en la rectoría, ya se publicaban los primeros artículos de su mal trabajo, donde figuraba una multa de 422 mil 450 pesos por pagar los aguinaldos un día después de haber vencido el plazo que otorgan las autoridades, y por mantener en la opacidad, los malos manejos de su antecesor, Ángel Ezequiel Rivero Palomo.

Tal vez con esa acción, pretende que quien vaya a sucederlo en el cargo, lleve a cabo la práctica común entre servidores públicos rapaces: Encubrir a su predecesor.

Previous articleDESCARADA DESATENCIÓN
Next articleAUTOATENTADO, IMPUNE

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

Share post:

Subscribe

spot_imgspot_img

Popular

More like this
Related

¡ECOCIDAS!

*El gobernador de Yucatán, Mauricio Vila Dosal, no respeta...

PROCESO SIN CAMBIOS

*El exmandatario quintanarroense, Roberto Borge Angulo, seguirá su proceso...

DIPUTADOS DE PAPEL

*Ante la deficiente labor legislativa realizada por los diputados,...

¡INVESTIGADO POR LA UIF!

*El “ambientalista”, empresario y secretario de Agricultura, Ganadería y...