ALUMNO DE LA MENTIRA

Date:

*Desde sus tiempos de regidor, el ahora presidente municipal de José María Morelos, Erik Borges, “la mentira fue su escuela”

*Aplaudió a la entonces encargada del Despacho de la Presidencia obras inconclusas que presumieron en redes sociales

*La comunidad de San Antonio Tuk, donde no se cumplió la rehabilitación de calles, también fue usada para los intereses del autoproclamado “Alcalde Rebelde”

Redacción/Sol Quintana Roo

José María Morelos.- La aplicación de un techo presupuestal de casi medio millón de pesos para obras de rehabilitación de calles en el municipio de José María Morelos le permitió al actual presidente municipal, Erik Borges Yam, “graduarse” en la mentira y el engaño como estandarte para sus intereses personales y de grupo en ese municipio de la zona maya de Quintana Roo.

El contrato JMM-DOP-FISM-49/2021 para la segunda etapa de la rehabilitación de calles en varias colonias de esa cabecera municipal, con inversión autorizada por $499,435.68 (Son: cuatrocientos noventa y nueve mil cuatrocientos treinta y cinco 68/100 m.n.), fue una de las pruebas que aplicó el Edil, entonces en calidad de regidor.

La empresa beneficiada con este contrato tiene la razón social Producción Gi, S.A. de C.V., representada por Carlos Francisco Martínez Dionisio, con domicilio fiscal en la Calle 43, entre la Calle 42 y Calle 34F, quien el cuatro de agosto del año 2021, comenzó a ejecutar la obra que debió entregar el 2 de septiembre de ese año, pero nada se supo de la conclusión oficial.

Entonces echaron mano de la simulación y las mentiras cuando la encargada del Despacho de la Presidencia, Dulce Lorena Itzá Batún, firmó los contratos correspondientes y no procedió por los incumplimientos. Borges Yam, fue testigo y calló.

Una vez que transcurrieron los plazos y no se cumplió con el objetivo, en su calidad de regidor Borges Yam dio por hecho que las obras se concluyeron y avaló que la simulación se hiciera pública con el uso de las redes sociales al anunciar con bombo y platillo la culminación de la rehabilitación del camino de acceso a la comunidad de San Antonio Tuk.

Además, Borges Yam no tupo empacho en presumir también que el contrato cumplió las condiciones solicitadas y en ese tenor, el entonces regidor, simplemente calló y desde entonces actúa como fiel alumno de la mentira y el engaño en contra de los morelenses.

Así, Erik Borges, autoproclamado el “Alcalde Rebelde”, de José María Morelos, terminó convirtiéndose en un fiel servidor del engaño y la mentira; aprendió desde que fue regidor y privilegió beneficios personales por encima del interés de la ciudadanía. Supo callar oportunamente a pesar del perjuicio a la comunidad, encontrando en las mentiras y engaños su mejor estandarte para hacer campaña y convencer al “pueblo” que “sería primero”, poniendo en práctica las artimañas aprendidas en el trienio pasado, cuando en su calidad de regidor no opuso ninguna resistencia ni cuestionamiento a la primera autoridad municipal cuando Sofía Alcocer Alcocer, dejó el cargo para buscar la reelección.

Es importante mencionar que el presidente municipal de José María Morelos, Erik Borges Yam, una vez que logró el cargo usó a la comunidad de San Antonio Tuk, en el último trimestre del año 2021, para volver a hacer de las suyas con el dinero del pueblo morelense al intentar maquillar el haber desaparecido más de 15 millones de pesos del Fondo para la Infraestructura Social Municipal (FISM) con escuetos doce cuartos dormitorios.

Pretende seguir cometiendo sus fechorías y que los morelenses se crean sus mentiras, pero nada de eso dista más de la realidad, pues quiere hacer creer que con doce obras de cuarto dormitorio en la comunidad de San Antonio Tuk, se invirtieron $15,986,211.86 (Son: Quince millones novecientos ochenta y seis mil doscientos once pesos 86/100 m.n.).

Entonces no serían cuartos dormitorio lo que hubiese construido, más bien completas residencias para los habitantes, ya que cada uno tendría una inversión de $1,332,184.32 (Son: Un millón trescientos treinta y dos mil ciento ochenta y cuatro pesos 32/100 m.n.) pesos, más que suficiente, para inclusive, levantar una fachada como hizo el “Alcalde Rebelde” en su casa de Kantemó que ahora luce acabados en piedra tallada.

Pero lo único que se ha logrado encontrar entre todas sus mentiras es que la verdadera inversión que se llevó a cabo en San Antonio Tuk fue por $1,497,528.17 (Son: Un millón cuatrocientos noventa y siete mil quinientos veintiocho pesos 17/100 m.n.) lo que vendría equivaliendo a que por cada cuarto dormitorio se hubieran invertido $124,794 pesos, una suma considerable para la pequeña obra que le entregan a los ciudadanos.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

Share post:

Subscribe

spot_imgspot_img

Popular

More like this
Related

¡ECOCIDAS!

*El gobernador de Yucatán, Mauricio Vila Dosal, no respeta...

PROCESO SIN CAMBIOS

*El exmandatario quintanarroense, Roberto Borge Angulo, seguirá su proceso...

DIPUTADOS DE PAPEL

*Ante la deficiente labor legislativa realizada por los diputados,...

¡INVESTIGADO POR LA UIF!

*El “ambientalista”, empresario y secretario de Agricultura, Ganadería y...