AGEPRO, CORRUPCIÓN ESTRATÉGICA

Date:

*Un monto de 5 millones 751 mil 249 pesos desapareció la dependencia encargada de vigilar el patrimonio territorial de Quintana Roo

*Durante 2020, la Agepro se convirtió en una agencia de bienes raíces al servicio de Eduardo Ortiz Jasso y amigos

Redacción/Sol Quintana Roo

Cancún.- Un monto de 5 millones 751 mil 249 pesos, tiene que comprobar la Agencia de Proyectos Estratégicos del Estado de Quintana Roo (Agepro), según se desprende del informe de la Auditoría Superior del Estado.

Los recursos faltantes son de la Cuenta Pública 2020, cuando estaba al frente el cuestionado funcionario Eduardo Ortiz Jasso, reconocido y criticado ampliamente por la ambición que lo caracteriza a lo largo de casi dos décadas enquistado en el presupuesto de Quintana Roo.

De acuerdo al ejercicio fiscal 20-AEMOP-B-GOB-021-036 denominado “Auditoría de Cumplimiento de Inversiones Físicas Realizadas con Ingresos Propios”, mediante el cual la Aseqroo fiscalizó que las obras públicas ejecutadas por la Agepro se hayan efectuado conforme a las disposiciones legales vigentes; y verificó que los recursos transferidos se hayan recibido y aplicado a los fines relacionados con las obras públicas, bienes adquiridos y servicios contratados relacionados con las mismas; la administración de Ortiz Jasso dejó mucho que desear.

El dictamen emitido el día 21 de enero de 2022 por el auditor superior del Estado, Manuel Palacios Herrera, arrojó como resultado inicial un presunto daño a la Hacienda Pública por 5 millones 754 mil 277.11 pesos, de los cuales la entidad fiscalizada reintegró la cantidad de 3 mil 27.60 pesos y solventó documentalmente la cantidad de 5 millones 751 mil 249 pesos con 51 centavos.

Más la auditoría dejó claro que hubo diversas irregularidades en la presentación de documentos que acreditaran la estimación de los proyectos, como fueron documentos faltantes, irregulares, o con solicitud de aclaración; además de pagos indebidos o en exceso; por los que se emitieron 21 observaciones, de las que la entidad solventó 19 y dejó pendientes 4, mismas que derivaron en 4 Promociones de Responsabilidad Administrativa.

El Centro Internacional de Negocios y Convenciones en la ciudad de Chetumal, fue el lugar escogido por Eduardo Ortiz Jasso para hacer negocios con dinero de la Agencia de Proyectos Estratégicos que tenía a su cargo.

Por el “Mantenimiento mayor a azoteas del Centro Internacional de Negocios”, presentó volúmenes pagados en exceso por 1 millón 604 mil 745.33 pesos. Por este mismo “mantenimiento” realizó un pago indebido de 379 mil 237 pesos.

Por el “Servicio de mantenimiento a los sanitarios (WC) del Centro Internacional de Negocios y Convenciones de la Ciudad de Chetumal”, hizo un pago “menor” por volúmenes en exceso de 18 mil 111.20 pesos; pero pagó de manera indebida nada menos que 476 mil 728.78 pesos.

Del “Mantenimiento de secciones deterioradas de la azotea del centro de convenciones”, aunque reintegró 3 mil 27.60 pesos, se llevó una tajada por 71 mil 372 pesos de pagos indebidos.

Por la “Adecuación de áreas al Centro de Convenciones para oficinas de la Agencia de Proyectos Estratégicos del Estado de Quintana Roo”, se embolsó la bicoca de 2 millones 406 mil 543.80 pesos, que fueron pagados por conceptos de obra no ejecutados.

Por la misma adecuación de áreas de la oficina a su cargo, presentó una cantidad por 466 mil 725.39 pesos por volúmenes pagados en exceso, y otra por 327 mil 786 pesos por faltantes en la documentación que acreditara la estimación.

Sin justificación alguna por documentación irregular presentada, quedaron el “Mantenimiento mayor a azoteas”, “Servicio de mantenimiento a los sanitarios (WC)”, “Mantenimiento de secciones deterioradas de la azotea”, más la “Adecuación de áreas al Centro de Convenciones para oficinas de la Agencia de Proyectos Estratégicos del Estado de Quintana Roo”, todos ellos en el mismo edificio.

Cabe destacar que, aunque el dinero fiscalizado con la presente auditoría fueron recursos propios, el ejercicio fiscal dejó huella de cómo Eduardo Ortiz Jasso, utilizó a la Agepro como si de su caja fuerte se tratara, pues para todos es conocido como un empresario voraz que ha sabido aprovechar sus cargos dentro de la administración pública estatal para incrementar su fortuna personal.

Una forma de hacerlo desde hace varios años, ha sido a través de los proyectos de Asociaciones Público Privadas (APP), promovidos por el Banco Mundial, la OCDE y el Fondo Monetario Internacional para el desarrollo de proyectos que la iniciativa privada no puede emprender sola y para las que los gobiernos no cuentan con los recursos necesarios, es decir, las unifica.

Allí, Eduardo Ortiz Jasso y socios de negocios, encontraron la forma de colarse en el manejo del presupuesto del Gobierno del Estado para las obras públicas, que logró con mayor fuerza a través de la misma Agepro.

Parte de estas obras en las que se han visto beneficiados socios y amigos del controvertido personaje, y por supuesto él mismo, son: Proyectos de muelles, centros logísticos, el Tren Maya en su tramo de Chetumal a Cancún, y todas aquellas que tengan que ver con desarrollo ambiental y urbano.

Entre ellas, sobresale la insistencia desde hace más de una década, porque se construyera un puente sobre la laguna Nichupté que bajo su control habría medido alrededor de 8.7 kilómetros de largo y habría costado al Estado al menos 4 mil 500 millones de pesos, solo de inversión inicial.

Este puente en manos de Ortiz Jasso, se pretendía construir bajo el esquema de Asociación Pública Privada (APP), aunque el Gobierno del Estado de Quintana Roo habría sido quien más dinero desembolsara; aunque al final los únicos beneficiados habrían sido los inversionistas privados que tendrían el control de la “prestación del servicio al sector público”.

Es más, antes de que el proyecto lo tomara el Gobierno Federal, ya se habían desembolsado al menos 12.7 millones de pesos en pagar a proveedores. Sobra decir que dicho capital pasó a través de las manos del extitular de la Agepro por medio de los expedientes AGEPRO/LPN/SERV/003/2021, AGEPRO/LPN/SERV/004/2021 Y AGEPRO/LPN/SERV/005/2021.

El primero de ellos, por trabajos de “Hidrografía hidrodinámica y diagnóstico ambiental de agua, sedimentos y vegetación inundable y acuática del sistema lagunar Nichupté”, con fecha de aclaraciones del 31 de marzo de 2021 y adjudicada a la empresa Programa Mexicano del Carbono con RFC PMC090912PA5, representada por Martín Bolaños González.

El segundo documento tuvo por concepto la “Asistencia técnica especializada para la etapa de contratación del proyecto puente vehicular Nichupté bajo el esquema de Asociación Público Privada”, con fecha de aclaraciones 20 de abril; resultando adjudicada la empresa yucateca Terracerías y Pavimentos de la Península S.A. de C.V., con RFC: TPP150806FU2, representada por Seydi Milena Yabur Flores.

En tanto el documento 005 detallaba “el acompañamiento legal ambiental y regulatoria en relación con la construcción del puente vehicular Nichupté en el estado de Quintana Roo”, con fecha de aclaraciones 28 de mayo, en beneficio de la firma extranjera Jones Day México S.C., con RFC: JDM081219F61, representada por Ponce Trejo.
Lo peor de todo, es que en realidad la Agencia de Proyectos Estratégicos del Estado de Quintana Roo (Agepro), que dirigió Eduardo Ortiz Jasso, resultó ser un elefante blanco que gastó más de lo que produjo.

En la revisión de cuentas en la gestión financiera del organismo efectuada por la misma Aseqroo, se ha informado de los paupérrimos resultados de la Agepro. Es más lo que gasta, que lo que produce.

Al menos durante 2020, de 40 millones 643 mil 318 pesos que obtuvo el organismo de un ingreso esperado por 304.4 millones de pesos; de lo recaudado se gastaron 35 millones 428 mil 194 pesos; distribuidos en el pago de servicios personales (16.5 mdp), servicios generales (9.4 mdp), materiales y suministros (3.1 mdp), transferencias (8 mdp), y compras de artículos de oficina por 389 mil 413 pesos, a los que se sumaría poco más de 1 millón de pesos que devengaba como salario anual, Ortiz Jasso.

Sumado a la nula productividad del “elefante blanco” que resulta ser la institución, basta recordar que su extitular es reconocido como un mal administrador, acostumbrado a incurrir en omisiones e irregularidades; como dejó muestra de ello en su paso por el Ayuntamiento de Benito Juárez en 2013, donde tras manipular la administración pública en su beneficio, fue inhabilitado de la Función Pública por 5 años por la Contraloría del Ayuntamiento de Benito Juárez, en marzo del 2013.

Y es que el cuestionado sujeto sumaba ya 8 años al frente del Implan del municipio de Benito Juárez, donde sobra decir que los proyectos que realizó durante todo ese tiempo nunca dieron resultados.

Pero que sí le redituó grandes beneficios personales, ya que a través del Implan condicionaba a las empresas que pretendían desarrollar proyectos a buscar la asesoría de su empresa “Grupo Río Arquitectura” para que les fueran aprobados, cobrándoles cantidades exorbitantes por sus servicios.

Pero nada de ello le importó al gobernador del Estado, Carlos Joaquín Gonzáles, al llamarlo a dirigir la Agencia de Proyectos Estratégicos, que sobra decir jamás ha rendido frutos pese a los millones de pesos que en su manutención, son gastados cada año.

Gracias a su andar por el servicio público en diversos cargos municipales o estatales otorgados por Francisco Alor Quezada, Gregorio Sánchez Martínez, o Carlos Joaquín González; Ortiz Jasso ha amasado una gran fortuna que lo han llevado de vivir en una modesta vivienda en la región 504, a ser dueño de varias propiedades millonarias, como son dos departamentos de lujo en la Supermanzana 17, Lote 16 (calle Contoy), o en la torre Palma del Mar, con los números 101-C y 301-C, con valor de más de 1.2 millones de pesos cada uno; además de un exclusivo condominio en Novo Cancún, de unos 10 millones de pesos.

Sin duda su fortuna seguirá incrementándose al amparo del poder, pues lejos de ser removido de cualquier cargo público por sus nulos resultados como titular de la Agepro, solo le cambiaron una silla por otra, la del Instituto para el Desarrollo y Financiamiento del Estado (Idefin), donde seguramente tendrá acceso a mayores recursos.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

Share post:

Subscribe

spot_imgspot_img

Popular

More like this
Related

¡ECOCIDAS!

*El gobernador de Yucatán, Mauricio Vila Dosal, no respeta...

PROCESO SIN CAMBIOS

*El exmandatario quintanarroense, Roberto Borge Angulo, seguirá su proceso...

DIPUTADOS DE PAPEL

*Ante la deficiente labor legislativa realizada por los diputados,...

¡INVESTIGADO POR LA UIF!

*El “ambientalista”, empresario y secretario de Agricultura, Ganadería y...